Hablemos de supersticiones

cmw3_d40_3124.jpgEs una creencia que no sigue los procesos científicos y la razón, la ciencia, con el fin de explicar mágicamente los diferentes fenómenos y procesos que hay en nuestra vida.

La sociedad está llena de supersticiones, no sabiendo cuándo ni quienes fueron las que las crearon. Están desde tiempos inmemoriables. Hay personas que no tienen creencias en ellas y no les hacen caso,  las toman por algo irreal. Hay otras que a pesar de que no se las creen, procuran seguir estas reglas y no romperlas, no vaya a ser que terminen cumpliéndose. Luego están los que les da igual, son los indiferentes.

Las supersticiones son fatalistas, ya que si no se cumple o no se realiza lo que dicen, algo malo te acabará ocurriendo.

Las personas que creen en las supersticiones piensan que algunos objetos dan buena suerte y les atribuyen poderes.

Se transmiten como una parte más de la cultura, de generación en generación, especialmente en Occidente.

Las primeras creencias de este tipo surgieron hace más de 50.000 años, con el fin de tranquilizar a las personas sobre los peligros que corría su vida por aquel entonces, y dar una explicación a distintos fenómenos.

Existen  supersticiones diferentes: pasar debajo de las escaleras, ver un gato negro, casarse  en martes y trece, levantarte de la cama apoyando el pie derecho, tirar la sal, romper un espejo, abrir un paraguas dentro de casa, vestir de amarillo…sobre estas acciones se dice que dan mala suerte.

En cambio, es positivo ponerse ropa íntima de color rojo en fin de año, pasar las manos por una joroba, cruzar los dedos para pedir un deseo, tocar madera, etc.

Pero todas ellas tienen su explicación, basada en las creencias de nuestros antepasados.

Raúl Diarte

 

 

 

 

 

Deportes extremos: técnica y adrenalina

surf.jpg

Paracaidismo, rafting, puenting, surf… son deportes que tienen un grado de riesgo para quienes los practican.

Considero que los deportes extremos tienen mucho poder de atracción, porque son muchas las personas que lo practican.  Puede que se deba al aumento de la adrenalina que producen en los deportistas.

Aunque esa sensación que produce en el cuerpo puede llegar a engancharte y hacerte correr demasiados riesgos por sentirla.

En cuanto al nivel de dificultad de estos deportes, creo que no todas las personas están preparadas para practicarlos. Pienso que cada uno puede llegar a saber sus propios límites en cualquier deporte, ya que el cuerpo es sabio y suele indicarte hasta donde puedes llegar.

Por último, la capacidad física es importante, pero es imprescindible estar mentalmente preparado para una caída libre, por ejemplo. Una buena concentración mental es la base para practicar estos deportes.

P. Ezquerra

Nuestra responsabilidad ante el cambio climático

Glacier-Anchorage-Alaska-Prince-William-Sound-Global-Warming-Pic2.jpg

Foto por Bournedead en Morguefile.com

El hombre es el principal causante del cambio climático. Este cambio, aunque no lo detectemos al instante, mirando en perspectiva  nos damos cuenta de él. El hecho de  que, en los últimos años, se hayan registrado ambientes extremos de calor o frío, no es fruto de la casualidad.

 La tala indiscriminada de árboles, o la combustión de elementos fósiles  son dos de las principales causas del calentamiento global del planeta. El efecto invernadero es otro factor que ha aparecido en los diccionarios de los tiempos en los que vivimos; los gases nocivos generados por el hombre (CO2, H2O, Ozono), son capaces de retener o reflejar la radiación solar que rebota al chocar con la tierra. Esto hace que las temperaturas asciendan.

 Las principales consecuencias para el ecosistema son el deshielo de los polos, con el aumento del nivel del mar y de la acidificación de las aguas. Aparición de temperaturas extremas, es decir, calor o frío radical en los distintos hemisferios del planeta, grandes tormentas, sequías, inundaciones producidas por lluvias pertinaces, e incluso fenómenos atmosféricos fuera de su época climática.

 En resumidas cuentas, a partir de ahora y desde ya, el ser humano debería de cuidar más el mundo en el que vivimos, de hecho los principales gobiernos se han puesto manos a la obra para frenar dicho cambio, esperando que si ya no es lo suficientemente pronto si sirva para aminorar la destrucción a la que está avocado nuestro planeta.

 Todos podemos poner nuestro granito de arena para evitar dejar una herencia que no tenga vuelta atrás.

Pedro