Una historia de amistad

theater-432045_1920.jpgEn 1984 conocí a un señor que tenía un quiosco en el entorno del Teatro Fleta de Zaragoza. Yo vivía en la calle de al lado y me hice tan amigo de esta persona, que me ofrecí a ayudarle.

Por aquel entonces, yo me tomaba una medicación después de cenar que me hacía dormir muchas horas, hasta bien entrada la mañana del día siguiente. Y cuando me despertaba, dejaba a mi madre y bajaba al teatro.

Yo le pedía a mi amigo que se encargara de hacer mi compra de comida en el mercado, y a cambio yo me quedaba en el puesto de periódicos.

Después de comer, volvía a bajar y, ya por las tardes, ofrecíamos palomitas, almendras, cacahuetes, chocolatinas, y otros dulces a los espectadores.

En el  Fleta  había tres sesiones: a las cinco, a las siete y a las nueve de la noche. Nosotros nos quedábamos  hasta las nueve, que es cuando recogía todo el tenderete.

Me acuerdo que él me llevaba 15 años y yo le llevaba 15 años a su hijo. Sus hijos, por cierto, venían a visitarle los sábados y domingos.

Mantuvimos esta estrecha relación hasta el año 1995, cuando se jubiló.

Fernando

Anuncios

Montañismo, más que un deporte

Happy woman on peak of the mountain enjoying the success, freedom and bright future.

          Designed by Bedneyimages – Freepik.com

La naturaleza nos ofrece retos, límites que conquistar. El ser humano, ávido de descubrir nuevos placeres, tiene en la actividad del montañismo, una vía de escape a sus deseos. En sí, practicar este deporte es realizar excursiones por las montañas. Los más eruditos dividen en doce especialidades esta disciplina: senderismo, escalada deportiva, escalada clásica (subdividida en escalada en roca y en escalada en hielo), esquí de travesía, barranquismo, duatlon de montaña, media maratón de montaña y maratón de montaña.

Se dice que nació en los Alpes al final del siglo XVIII pero, este dato es pura anécdota, pues es seguro que desde tiempos inmemorables ya se subían montañas por diversos motivos. Esta tarea de subir cumbres no se puede calificar de simple deporte, ya que para quien lo practica tiene algo más. El esfuerzo que conlleva y el sacrificio físico, es recompensado por los paisajes que se transitan. La fuerza de la gravedad te hace mayor la dificultad al respirar, pero el premio es grande. Cuando llegas a la meta puedes contemplar el ibón que te esperaba, o las nubes vistas a una distancia que casi las puedes tocar.

Mi opinión particular es que todos deberíamos, por lo menos una vez en la vida, disfrutar de esa sensación de lucha contra la naturaleza. Si es con compañía, mucho mejor, pues se pueden compartir vivencias, momentos de fatiga, en resumidas cuentas, vivir la naturaleza. Respirar ese aire fresco de nuestras montañas y beber agua fresca de los manantiales.

Afortunadamente, yo sé lo que es ser, por un día, montañero, y aconsejo a todos iniciarse poco a poco en esta bonita actividad.

Pedro

Cristales de hielo

snow-man-555323_1920La nieve es un fenómeno meteorológico que se produce en invierno. Es blanca, por eso se dice que “algo es blanco como la nieve”.

Cuando nieva hace mucho frío, aunque no siempre. Muchas veces hace mucho frío, y no tiene por qué nevar.

Cae en forma de copos, compuestos por quequeños cristales de hielo geométricos. Si son muy abundantes, cubren toda la calle, y los campos quedan tapados con su espesor.

La nieve acumulada en las calles de las ciudades o pueblos se puede quitar con palas, y la de los coches también. En las carreteras, los equipos profesionales echan sal para quitarla.

Los niños y los mayores disfrutan de este fenómeno tirándose bolas que ellos mismos petrifican.

También es frecuente hacer muñecos de nieve. Se le coloca una zanahoria de nariz, unas manoplas, unos zapatos, y se improvisan botones. Se le añade también un gorro, ojos, y boca. Este muñeco-si no lo derriban-, se mantiene un tiempo, hasta que se va derritiendo la nieve.

La nieve es tan especial que hasta  tiene su propia flor, edelweiss. Es rara y bella, y se la conoce como la flor del amor.

María Jesús