Reseña del libro de María de Villota “LA VIDA ES UN REGALO”

Se murió demasiado pronto, es la primera idea que me viene a la cabeza tras leer “La vida es un regalo” de la fallecida María de Villota. En su libro trata de todo un poco. De su infancia, de su familia, de lo difícil que fue para ella meterse en el mundillo de los coches, dándole a todo un toque breve pero intenso de cariño.

la_vida_es_un_regalo_webEl hecho de que su padre hubiera sido piloto la marcó desde pequeña, y pese a que en un principio iba para tenista, de muy joven vio que existía una gran química con el volante, de juguete los primeros años, pasando por los cars, y terminando con lo que fue su sueño, pilotar un coche de fórmula uno.

El libro está dividido en tres partes: El accidente; Su carrera profesional y La vida es un regalo. En la primera relata los días antes de que un F1 de la escudería Marusia le produjera lesiones irreversibles, que incluso le hicieron perder un ojo. En ella recuerda con cariño a su hermana, que estuvo siempre  su lado tras el accidente. El golpe le produjo en la parte derecha del cerebro perdida de masa encefálica y perdida del sentido del olfato. Destaca en ella el gran apoyo que tuvo de todo el mundo. Menciona a todas las personas que directa o indirectamente se preocuparon por ella.

Tras relatar ese duro trance, en la segunda parte del libro se centra en lo duro que le fue pertenecer al circo del automovilismo, mayoritariamente formado por hombres. Plasma el machismo que encontró y lo difícil que le resultó evitar que la vieran como la hija de… Su padre quería que se hubiera dedicado a un deporte olímpico, pero no fue así. Su primer contacto con un F1 fue con la escudería Lotus Renault, pero fue Marussia  la que la contrató como piloto probadora.

Por último, la última parte, que lleva el mismo título que el libro, hace una amalgama de sentimientos. Da verdadera importancia a padres, hermanos, y su novio, con el que llegaría a casarse. Se trasladó a Santander, donde vivió los mejores años de su vida, y hace  de la frase lo consiguió porque nadie le dijo que era imposible, un verdadero dogma para ella.

Sin embargo, me parece que le quedaron muchas cosas que aprender, y sobre todo muchas cosas que enseñar. Descubrió el mundo de los enfermos, y muy especialmente el de las personas con enfermedades raras, donde colaboró creando una pulsera solidaria, con su estrella como símbolo, que nunca faltaba en su casco de pilotar. El 11 de octubre del 2013 cuando estaba  a punto de presentar ante los medios de comunicación este libro en Sevilla, murió durmiendo, según los expertos por secuelas de aquel accidente de julio de 2012 en Inglaterra.

La última imagen que ella seguro querría que se le recordase es la de la portada de su escrito: Con la sonrisa en su rostro, y con el  parche en su ojo con un color para cada momento. Era, según muestra en su libro, coqueta y le costó asumir su nuevo rol, pero la vida no le dio una segunda oportunidad, pese a que en ella si que existía esa esperanza. Leer un libro lleno de vitalidad de una persona que sabes que ha muerto, produce una cierta tristeza, porque como he escrito al comienzo, murió demasiado pronto.

 DEP María

 Pedro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s